Liebres y conejos


advertisement

Las liebres, conejos y picas del orden Lagomorpha vive en casi todo el mundo. Tan sólo están ausentes de la Antártida. Aunque no existían en las regiones de Australia y Nueva Zelanda, el hombre los ha introducido también aquí con éxito.

Los picas (Ochotona sp.) viven básicamente entre las rocas, y existen 12 especies en Asia y 2 en América del Norte. Casi todas ellas viven en las regiones más frías, septentrionales y montañosas. Los picas, de orejas cortas y redondas y cuerpo rechoncho, viven en madrigueras por debajo de las rocas emergidas. Se les aplican diversos nombres locales, como el de liebre silbadora. Para sobrevivir durante el invierno, secan hierba en verano y la almacenan debajo de rocas prominentes, como si fueran henares, que utilizan en invierno cuando no encuentran otro alimento disponible.

Las 52 especies de conejos y liebres se extienden desde el helado Círculo Ártico al calor ardiente de los desiertos. Sus orejas y extremidades son más largas que las de los picas y se mueven con extraordinaria rapidez. Todos ellos tienen la cola corta. Algunos hacen excelentes madrigueras, mientras que otros viven fuera, sin excavar nunca. Tienen incisivos cincelados de crecimiento continuo y un espacio libre, o diastema, entre los incisivos y los molares. En este sentido se parecen a los roedores y en otro tiempo, hasta que se comprendió que la semejanza superficial entre ambos era debida a que llevan un modo de vida similar, estuvieron incluidos en el orden de los roedores.

La liebre común (Lepus europeus) es mayor y más larga que el conejo de monte (Oryctolagus cuniculus), con orejas más largas, negras en la punta, y patas posteriores más largas. Al correr, el efecto de zanco de la liebre la distingue de la marcha a saltos bruscos del conejo. Suele ser solitaria, aunque al principio de la primavera pueden verse grupos de liebres persiguiéndose y «boxeando» en los campos abiertos, como preludio del apareamiento. No se sabe con seguridad si son sólo los machos los que boxean o si lo hacen ambos sexos. La liebre común no excava madrigueras sino que descansa en una «cama», una hondonada en la hierba espesa. La carnada consta de 2 a 4 ejemplares, que nacen en un avanzado estado de desarrollo, con los ojos abiertos, completamente cubiertos de pelo y dispuestos a utilizar sus extremidades de inmediato.

le los El conejo de monte europeo vive en grandes madrigueras, aunque en ueus) algunas partes de su habitat donde mejo la mixomatosis ha terminado con dus), gran parte de la población, los coen la nejos supervivientes y las generacio5 lar- nes posteriores se han acostumbra- ;o de do a vivir en el suelo. La hembra :ha a pare entre 3 y 12 crías en un lecho ie ser de hierba, secada en una cámara de la subterránea. La hembra no permi- >s de te que el macho se acerque a sus hindo» jos y se ocupa ella misma de los peirelu- queños, que nacen desnudos y ciee con gos, durante un mes aproximada- >s los mente; para entonces puede ya es- >s se- tar de nuevo preñada, pariendo la L ma- carnada siguiente unas 2 semanas i una más tarde. hier-

Otras especies son la liebre ártie 2 a ca (L. arcticus) y la liebre variable ivan- (L. timidus), que se vuelven blann los cas en invierno en las regiones ártiibier- cas o montañosas donde viven, ir sus Existen varias especies de conejos en América Central y del Norte.