Focas


advertisement

El grupo de las focas propiamente dichas engloba a la foca común, la de anillos, la de casco, la gris y la fraile, así como la temida foca leopardo y el gigantesco elefante marino. Todas ellas tienen un cuello corto y carecen de orejas, con el orificio del oído situado a los lados de la cabeza. Estos orificios pueden cerrarse cuando el animal se sumerge. Mientras nada, la foca mantiene juntos sus pies posteriores, palmeados, que mueve de un lado a otro de forLeón marino de California (Zalophus californipnus): una foca con orejas ma que recuerda la aleta caudal de un pez. Las aletas frontales le sirven como timón, aunque pueden ayudar ocasionalmente al animal en sus movimientos.

En tierra, las focas son tremendamente torpes. Sus patas posteriores son incapaces de moverse bajo el cuerpo para levantarlas y las aletas anteriores son demasiado cortas. Por ese motivo, las focas tienen que arrastrarse por las playas donde crían, encogiendo la espalda y lanzando la cabeza y la parte delantera del cuerpo hacia adelante para arrastrar a continuación la parte trasera.

Una de las especies mejor conocidas de foca, de las 18 que existen, es la foca gris (Halichoerus grypus). Se la encuentra en las costas del norte de Europa, Islandia y Groenlandia, y la mayoría (más de la mitad de la población mundial) se reúne en grupos para la cría en las costas rocosas de las Islas Británicas. Las crías nacen y a continuación las hembras se aparean con los machos antes de regresar al mar. La foca común (Phoca vitulina) vive a ambos lados del Atlántico y sus crían suelen nacer hacia finales de junio. La foca de anillos (Pusa hispida) es la más pequeña de todas. Debe su nombre a un anillo pálido que tienen los adultos alrededor de unas manchas oscuras. Aunque se encuentran en los mares del Polo Norte, son más abundantes frente a Groenlandia. Se cree que la foca del Baikal (P. sibirica), foca de agua dulce del lago Baikal, procede de la foca de anillos y evolucionó por separado cuando el lago quedó aislado del océano Ártico hace miles de años.

La foca más feroz es la leopardo (Hidrurga leptonyx), difundida en aguas australes. Alcanza una longitud de hasta 4 metros y tiene unos dientes agudos y cupuliformes extremadamente largos, ideales para cortar y desgarrar la carne de sus presas. Es el principal depredador de los pingüinos de la Antártida y a menudo permanece al acecho en el agua, alrededor de las placas de hielo o cerca de la costa donde haya colonias de estos animales. También se alimenta de jibias, peces, aves marinas y carroña, como la que se arroja por la borda de los barcos balleneros.

El elefante marino (Mirounga angustirostris) es el gigante de las focas, pudiendo medir el macho adulto más de 6 metros y pesar cerca de las 4 toneladas. Este peso es apenas inferior al de un elefante normal, por lo que puede decirse que hace honor a su nombre. El morro en forma de trompa del macho adulto también lo asemeja al elefante. En la época de la reproducción, cuando el macho atrae a las hembras y expulsa a los otros machos que irrumpen en su territorio, la nariz se infla hasta superar los 60 cm. Existen dos formas diferentes de elefante marino, la septentrional y la meridional, mucho más abundante.